Convivir con mi hijo con TDAH

Traje a mi hijo porque está diagnosticado de un TDAH. Convivir con él no era fácil, pero ya nos habían explicado que eso era debido a su problema y que poco se podía hacer. Era agotador y descorazonador, y saberlo no impedía que acabáramos discutiendo con él y entre mi marido y yo. Pues no es así. Ahora las cosas han cambiado. El niño está aprendido a aprender, centrarse, controlarse. El médico le está quitando ya la medicación. En casa es ya uno más, nadie se acuerda de si tiene o no TDAH. Se le premia o regaña igual que a los hermanos y ya no hay tensión. Le están ayudando a él y a nosotros. Se lo recomiendo a todos los padres.

Irene - 34 años